24 de agosto de 2008

Cañon de los Almadenes

23/08/2008


Para empezar, os diré, que el día de hoy, esta dedicado a vosotros, pues a pesar de  haber estado  aquí anteriormente, hoy lo he visto todo con vuestros ojos.
Hemos contemplado el amanecer entre un serpenteante río, hundido en las profundidades de un inmenso  cañón de imponentes paredes de piedra, cubierto de una espesa vegetación mediterránea, de un verde eléctrico inusual por estas tierras, una maravilla de la naturaleza.
 Hemos descendido hasta las profundidades de esta trinchera natural, y hemos almorzado frente a unos pequeños rápidos, que luchaban por hacerse oír ante el piar y alboroto de cientos de pájaros que escoltan todo el cauce de este río, protegidos por una espesa vegetación. La paleta de la naturaleza aún nos sorprende con colores imposibles. Toda una aventura para unos ojos enladrillados y asfaltados... mirar este paisaje te arranca espontáneamente una sonrisa.
Hemos proseguido viaje hasta llegar a unas pequeñas grutas o cuevas, de las que hay  a cientos por aquí, nos hemos tomado la libertad de penetrar en alguna de ellas, y su encanto reside en la soledad y en el mutismo de las historias que pueden esconder sus inmutables paredes, relatos de otros tiempos... de otras vidas
 El camino no deja de sorprendernos, y río arriba, la vegetación es cada vez mas espesa, los aromas los olores o perfumes son cada vez mas pronunciados; a cada paso, a cada roce, las plantas nos reciben como ellas mejor saben hacerlo, mostrándonos todo su impoluto colorido y lanzando sus esencias hacia nuestros dormidos olfatos  que embriagados por la mezcla, solo podemos balbucear.
¡¡Que bien huele!!!
 Se podría estar escribiendo eternamente de este mágico entorno, donde el tiempo parece haberse detenido hace millones de años, oculto al  hombre, pero como en realidad hemos visto muy poco de lo mucho que hay, vamos a volver pronto y a pesar de que hoy mis ojos, han sido los vuestros, mi deseo es que camines a mi lado y os llenéis de toda la libertad que irradian estos parajes.

(Mano Pi)







Publicar un comentario